Perú: Hogar para niños con VIH elabora mascarillas para obtener ingresos y ayudar contra el COVID-19

La cuarentena provocada por la pandemia mundial significó que estos pequeños dejaron de recibir donaciones. Piden ayuda para sobrevivir mientras venden mascarillas.

La pandemia mundial causada por el coronavirus nos ha golpeado a todos.

La enfermedad, que fue detectada a principios de diciembre en Wuhan, China, se esparció rápidamente en todo el mundo y se transformó en la crisis de salud más grave de este siglo. 

Las cifras hablan por si solas: Millones de contagiados, decenas de miles de muertos y miles de millones de personas aisladas en sus casas han golpeado fuertemente a las economías de todos los países y aún con más fuerza a sus habitantes.

Pero si bien todos nos hemos vistos afectados, existen grupos más vulnerables que las personas comunes y corrientes, y son estos lo que más están sufriendo por la situación actual. 

Ancianos, pacientes inmuno-comprometidos y con antecedentes medicos son las víctimas preferidas del coronavirus. Pero aún si estos no se contagian, la cuarentena que esta enfermedad ha provocado podría ser suficiente para causarles un daño irreversible.

Este es el caso de un albergue para niños con VIH de Perú que se ha visto sin financiamiento ni ayuda económica desde que comenzó el aislamiento obligatorio en ese país.

Ubicado en Bellavista, Callao, el albergue “Un día de esperanza” resguarda los cuidados de quince pequeños portadores de VIH. Algunos de los niños fueron abandonas por sus padres, mientras otros fueron  rescatados tras ser víctimas de abusos en sus casas.

Sin embargo, frente a esta crisis económica provocada por el COVID-19, muchas de las empresas y personas que donaban dinero no podrán hacerlo más por un tiempo indefinido, reportó el sitio de noticias WAPA.pe.

La situación es complicada y ante esto, los pequeños de esta casa se han visto obligados a confeccionar mascarillas para venderlas y poder sustentarse durante esta crisis.

“Tenemos que pagar los gastos de la casa, las empresas de telefonía siguen cobrándonos. Debemos pagar el personal que tenemos y sobre todo la alimentación de los chicos”, explicó para ATV Noticias un representante de “Un día de esperanza”.

Esta crisis nos ha golpeado fuertemente a todos, pero esto no significa que olvidemos a quienes siempre han necesitado más ayuda y que están sufriendo mucho más que nosotros con esta pandemia.

La humanidad superará esta crisis, pero la idea es que la supere con todos a bordo y que nadie se quede atrás.