Lamentan la muert3 por cor0n4virus de una joven enfermera que cuidaba niños con cáncer.

El personal médico está en gran riesgo El Reino Unido poco a poco va comenzando a ver una curva ascendente de contagios con rapidez. Al día de hoy la cifra ya alcanzó los 61.000 contagios y más de 7.000 muertes.

Varios de estos fallecimientos pertenecen al personal médico que se expone al virus.

Una persona que se suma a estos hechos lamentables es Rebecca Mark de 29 años. Trabajaba de enfermera en el Royal Victoria Infirmary en Newcastle. Perdió la batalla contra el coronavirus al no superar las complicaciones en su sistema respiratorio.

Su mejor amiga realizó una publicación en redes sociales revelando el dolor que siente de haberla perdido.

“Becca fue una de las mejores amigas que he tenido. Era una gran amiga devota, una enfermera increíble y una persona imperfecta que no tenía excusas: era la que estaba más propensa a un incidente, terca, con una frase extraña y una broma tonta para cada ocasión”. Contaba Sarah Bredin-Kemp.

na mujer llena de vida. “Ella era una persona que mantenía un espíritu alegre, le gustaba la música cursi, la televisión y sentía un rechazo inexplicable hacia los pequeños insectos”.

“Ella era honesta, cálida y carismática. Trabajó duro e hizo que su familia se sintiera orgullosa todos los días”. Agregó su amiga.

Una de sus compañeras agregó en la publicación e Sarah que “Hoy, el hospital perdió a una enfermera absolutamente increíble y hermosa, mis colegas y yo perdimos a una gran amiga. Con solo 29 años, tenía toda una vida por delante”.

Becca era reconocida por atender niños con cáncer pues sabía perfectamente lo agresiva que es esta enfermedad. Su hija de 13 años tuvo cáncer y gracias a quimioterapias logró vencerlo.

“Era encantadora, siempre hacía sonreír a los niños incluso en los momentos más aterradores, el cielo acaba de ganar un verdadero ángel”, relata la mamá de Sarah.

El coronavirus sigue su implacable paso dejando un hueco en muchas familias. Comparte esta lamentable noticia como señal de respeto para ella y sus seres queridos.